Causas de la disfunción temporomandibular (DTM)
0
(0)

¿Cuáles son las causas principales de la disfunción temporomandibular (DTM)?

La articulación temporomandibular (ATM), también conocida como complejo articular cráneomandibular, une la mandíbula con el lateral del cráneo y juega un papel fundamental en la realización de muchas acciones de nuestro día a día. Es el caso, por ejemplo, de la masticación y la deglución de los alimentos, del habla o de la respiración, ya que su principal función es permitir la apertura y el cierre de la boca. En ocasiones, cuando el disco articular no se encuentra en la posición correcta, el funcionamiento de la articulación se ve afectado. De esta manera, se produce un trastorno, conocido como disfunción temporomandibular (DTM), que genera molestias, inflamación, tensión muscular e incluso dolor en la zona orofacial.

Por lo general, los problemas relacionados con la ATM pueden dividirse en tres categorías. En primer lugar, el dolor miofascial en los músculos que rodean la mandíbula. En segundo, la asimetría interna, provocada precisamente por el desplazamiento de un disco, lesiones en el cóndilo o la dislocación de la mandíbula. Por último, las alteraciones degenerativas de la ATM. Así, los trastornos temporomandibulares afectan al control del movimiento de la mandíbula, influyendo negativamente en estas acciones y afectando a la calidad de vida de los y las pacientes.

Por lo tanto, la disfunción temporomandibular (DTM) es un conjunto de alteraciones que provocan molestias alrededor de la ATM y los músculos circundantes. Generalmente, se produce cuando se ejerce mucha presión sobre los músculos mandibulares, provocando su inflamación.

¿Cuáles son los síntomas más significativos de la DTM?

El dolor en la zona orofacial es el síntoma más frecuente de la disfunción temporomandibular (DTM). Los y las pacientes que lo padecen tienden a sentir molestias, muchas veces poco intensas, en la articulación y las zonas circundantes, incluso llegando al oído. Algunos de los principales indicios que pueden advertirnos de esta patología son:

 

  • Dolor cervical y en la zona de los hombros.
  • Migraña o cefalea de naturaleza crónica.
  • Molestias en la zona mandibular y alrededor de la articulación. 
  • Rigidez de los músculos mandibulares, dificultades para realizar movimientos e incluso bloqueo de la mandíbula.
  • Chasquido o crujido de la articulación al abrir y cerrar la boca.
  • Espasmos musculares alrededor de la mandíbula.
  • Dolor, presión, pitido y zumbido de los oídos.
  • Disminución de la capacidad auditiva.
  • Mareos y problemas de visión.
  • Sensibilidad dental.
  • Maloclusión y problemas relacionados con la mordida, debido, principalmente, al cambio de alineación de los dientes. 
  • Desgaste y erosión dental.
  • Bruxismo. La presión que el o la paciente ejerce al apretar y rechinar los dientes de forma involuntaria provoca la inflamación de los músculos mandibulares.

¿Qué causa la disfunción temporomandibular?

Las causas más frecuentes asociadas a la disfunción temporomandibular (DTM) son la ansiedad, el estrés, las tensiones emocionales, el bruxismo, algunas lesiones en la zona de la mandíbula y los problemas de maloclusión.

Sin embargo, también existen otras relacionadas con la artritis reumatoide, el desgaste del disco o cartílago de la articulación y ciertas infecciones y enfermedades autoinmunitarias. Por otra parte, en ocasiones, algunas causas de tipo genético u hormonal también pueden influir en este trastorno.

¿Cómo podemos tratar esta patología?

Muchos de los casos de disfunción temporomandibular son temporales, por lo que tan solo duran unas semanas o meses. Ante esta situación, el dentista y el médico pueden recomendar un cuidado relativamente sencillo, que consiste en la aplicación de compresas calientes o frías y la toma de medicamentos antiinflamatorios. En todo caso, sin embargo, es conveniente la evaluación por parte de un profesional, quien podrá determinar el origen de la DTM.


Por lo general, por lo tanto, el abordaje terapéutico se centra en, encontrando la causa de este trastorno, eliminar el dolor y la sintomatología asociada que presenta el o la paciente. Sin embargo, en algunos casos puede ser necesario el uso de férulas de desprogramación muscular y/o la realización de ejercicios recomendados por un fisioterapeuta.


En los casos más complejos, puede requerirse cirugía para limpiar la articulación de adherencias y fibras y/o para la colocación de una prótesis si la disfunción temporomandibular produce una gran incapacidad y las medidas conservadoras no han sido efectivas. En el Instituto Dental Pere Claver somos expertos en el tratamiento de la disfunción temporomandibular (DTM) para eliminar el dolor y tratar los síntomas del o de la paciente. Si quieres pedirnos una cita, puedes hacerlo llamándonos al teléfono 93 443 12 00 o a través del formulario de nuestra página web.

T'ha semblat interessant?

Valora aquest contingut!

Si has trobat útil aquest contingut...

Comparteix-ho a les xarxes socials

Lamentem que aquesta publicació no et sigui útil!

Millorem aquesta publicació!

Explica'ns com podem millorar

Ir al contenido